La Universidad Federal de Bahía decidió suspender, indefinidamente, sus actividades académicas y administrativas, priorizando así la preservación de la salud de su comunidad – docentes, estudiantes, técnicos y profesionales subcontratados -, en vista del pronóstico de rápida expansión, durante el próximas semanas, de la nueva pandemia de coronavirus en Brasil.

Con esta decisión, tomada por unanimidad por su Consejo Universitario, reunida el 18 de marzo de 2020, la UFBA cumple con las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud y las autoridades nacionales de salud, así como con las de las comunidades médicas y científicas de diversas especialidades en el campo de salud, seguramente contribuirá de la mejor manera posible para minimizar las condiciones de transmisión del coronavirus.

Al no promover situaciones de contacto y aglomeración, inicialmente, de naturaleza extracurricular, como se anunció el viernes (13/03), y ahora, también, de naturaleza curricular y administrativa, la Universidad se une al esfuerzo colectivo. que toda la sociedad brasileña debe asumir de inmediato para frenar, en la medida de lo posible, el avance del coronavirus, contribuyendo a la conservación de la capacidad de servicio de los sistemas de salud públicos y privados.

La decisión de suspender las actividades se tomó en solidaridad y se articuló con todas las instituciones públicas de educación superior en Bahía. En este sentido, los especialistas en epidemiología e infectología han sido enfáticos en la evaluación de que la interrupción de actividades de forma aislada tiene poco impacto, efectivamente, en la contención del virus. En cambio, lo que es realmente efectivo es el cierre conjunto y organizado de organismos públicos y privados, una acción capaz de reducir masivamente los grupos y, por lo tanto, ralentizar la transmisión de la enfermedad causada por el nuevo coronavirus, Covid-19.

Dicha suspensión de actividades, motivada además por una emergencia sanitaria de esta relevancia, es algo sin precedentes en la historia de la UFBA. Por esta razón, no pudo haber sido objeto de una decisión y un anuncio oportunos, antes de que hubiera la preparación necesaria de un plan operativo especial. Por lo tanto, solo se mantendrán las actividades consideradas esenciales, es decir, aquellas que, si no se llevan a cabo, implican daños institucionales irreparables y que, al no poder suspenderse, se pueden realizar de forma remota o, en persona, en condiciones adecuadas y seguras. por profesionales que no forman parte del grupo de riesgo (ancianos, personas con enfermedades crónicas, mujeres embarazadas y mujeres lactantes).

Se hacen excepciones a las actividades que pueden contribuir directamente a la lucha contra el coronavirus, incluidos los servicios de atención médica prestados por hospitales, clínicas ambulatorias y laboratorios de esta Universidad, que, por el contrario, deberán intensificarse y redirigirse para priorizar la atención de casos. sospecha y confirmación de coronavirus. Por lo tanto, mientras continúe la emergencia de salud, UFBA pondrá a disposición de la sociedad el conocimiento, la experiencia acumulada y la capacidad de trabajo de sus profesionales: investigadores, personal de diferentes especialidades de salud y residentes.

La suspensión de actividades implica una interrupción inmediata del calendario académico, que será redefinido y sometido a la aprobación del Consejo de Educación Superior, Investigación y Extensión de la UFBA, tan pronto como se presenten las condiciones suficientes de normalidad. De esta manera, el acceso a los campus de la UFBA estará restringido, condicionado a actividades consideradas esenciales en este momento, es decir, aquellas asociadas con la lucha contra la pandemia de coronavirus. Cada unidad debe presentar un plan operativo antes del 25 de marzo, prestando especial atención a esta determinación. Las solicitudes excepcionales de autorización para operar, que contradicen las medidas de distancia física apropiadas ahora adoptadas, serán examinadas por el Comité de Monitoreo de Coronavirus, ya constituido por la Rectoría y luego aprobado por el Consejo Universitario.

Entre las actividades que deben detenerse, podemos enumerar las actividades curriculares de campo; concursos y avisos públicos para monitoreo, extensión y asistencia estudiantil; Llamadas de registro de SiSU, progresión de BI / CPL y entrada de indígenas, quilombolas y aldeanos, refugiados y personas trans; y el funcionamiento de las bibliotecas y guarderías de la UFBA, así como la atención ambulatoria y los exámenes regulares, entre otros.

Las actividades administrativas relacionadas con el mantenimiento de pagos y contratos permanecerán bajo un deber especial; presupuesto y contabilidad; trabajos de emergencia y servicios de mantenimiento; los laboratorios cuya operación no puede paralizarse totalmente y los servicios de seguridad y limpieza, centrados en lugares de servicio y residencias universitarias; mantenimiento de viveros y otras culturas de organismos vivos. Y, mientras que el restaurante de la Universidad y los puntos de distribución de alimentos están cerrados, unos 1.700 estudiantes recibirán asistencia financiera para alimentos.

El Defensor del Pueblo de la UFBA pondrá a disposición llamadas telefónicas remotas en dos turnos para proporcionar aclaraciones sobre el nuevo coronavirus, a la comunidad universitaria, al 71 98668-2929 y por correo electrónico  ouvidoria@ufba.br. El Programa Psicológico PsiU continuará siendo accesible por teléfono al 71 98707-1041 (a través de WhatsApp), y el Decano de Asistencia Estudiantil y Acciones Afirmativas se mantendrá en contacto con la comunidad en proae.ufba.br. Fiocruz y UFBA, en asociación, están desarrollando un servicio de telefonía web integrado con el Departamento de Salud del estado para guiar a la comunidad en casos de sospecha de infección respiratoria, con la colaboración de estudiantes universitarios de medicina y enfermería supervisados ​​por médicos. Y pronto, el sitio web coronavirus.ufba.br estará en línea, lo que concentrará las principales acciones e información de UFBA.

El paro de actividades no garantiza, sin embargo, la victoria en la lucha contra el coronavirus. Además de reforzar las medidas preventivas ya conocidas (como lavarse las vías respiratorias y las manos con frecuencia, cubrirse la boca al toser y mantener una distancia prudencial mayor de 1 metro al acercarse a las personas) y, en caso de contaminación o sospecha, la recomendación de autoaislamiento durante 14 días (salir para buscar atención hospitalaria solo en caso de fiebre persistente y sensación de falta de aire), UFBA insta a cada miembro de la comunidad universitaria a difundir, sí, dos virtudes fundamentales para mantener nuestra salud durante esta cuarentena : conocimiento y solidaridad.

Cada estudiante y trabajador de UFBA tendrá, ante él, la tarea de ejercer la racionalidad científica, una marca esencial de nuestra comunidad, convirtiéndose en un agente multiplicador de información precisa y respaldado por fuentes confiables. Debe tenerse en cuenta que el principal temor social que provoca el coronavirus es la contaminación de un gran número de personas al mismo tiempo. Además de la contaminación individual, que, aunque indeseable y peligrosa, tiende a manifestarse de manera similar a la de la gripe leve en aproximadamente el 80% de los casos, la contaminación de grupos grandes puede agotar la capacidad de atención hospitalaria, perjudicando efectivamente a aquellos Más preciso. Por lo tanto, tan importante como evitar contraer el coronavirus es, en caso de contaminación, no ser un agente transmisor de enfermedades,

Cada miembro de nuestra comunidad también se enfrentará a la tarea de ejercer y promover la solidaridad. Entonces dependerá de los jóvenes, ya que son potencialmente más resistentes al coronavirus, ayudando a los ancianos, las mujeres con enfermedades crónicas y embarazadas, dentro y fuera de sus familias, asumiendo sus tareas, cuando sea posible, y tranquilizándolas, cuando sea necesario. Dependerá de quienes se sientan psicológicamente más firmes mantenerse en contacto, incluso si es virtual, con los amigos y familiares más frágiles emocionalmente, ofreciéndoles el apoyo que está al alcance de sus manos. En última instancia, dependerá de todos nosotros asegurar que el aislamiento social necesario no se distorsione en el mal del individualismo, actuando con empatía, amabilidad y un sentido de comunidad, especialmente en espacios como supermercados, farmacias y centros de salud.

Solo podemos confiar en que superaremos este desafío. Las universidades públicas son el patrimonio y el proyecto de nuestra nación, y representan nuestros valores más altos. Por lo tanto, después de las condiciones climáticas sucesivas, solo podemos creer que, después de todo, quien tenga la universidad pública y el interés común en el corazón ganará.