Desde el inicio de la pandemia, en marzo de este año, Brasil registró más de 6,5 millones de personas infectadas y 175 mil muertes causadas por Covid-19. Los datos son del Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass), que también apunta a un crecimiento significativo en el número de nuevos casos de la enfermedad desde noviembre. Pero, después de todo, ¿nos enfrentamos a una segunda ola o al resurgimiento de la primera? Para responder a esta pregunta, expertos en los campos de la epidemiología y el procesamiento de datos científicos participaron en un debate virtual impulsado por ObservaCovid, un proyecto liderado por el Instituto de Salud Colectiva (ISC) de la UFBA, el martes (01/12).

El «Seminario web sobre la pandemia de Covid-19: ¿Tenemos una segunda ola?»  contó con la participación de los investigadores Daniel Villela, coordinador del Programa de Computación Científica de la Fiocruz en Río de Janeiro; Maria Yury Ichihara, coordinadora adjunta del Centro de Integración de Datos y Conocimiento para la Salud (Cidacs / Fiocruz-BA / Rede CoVida); y Eduardo Hage Carmo (UFBA / Fiocruz-BA / Red CoVida). La sesión fue coordinada por la epidemióloga y profesora Glória Teixeira (ISC / UFBA).

Durante la presentación, Daniel Villela destacó el comportamiento de la enfermedad en países europeos que estarían atravesando la llamada segunda ola de la pandemia, como Reino Unido, y comparó la situación con el escenario epidemiológico del Covid-19 vivido en Brasil. “Lo que se observó fue un número menor y un aumento reciente muy significativo de casos confirmados. Y eso es lo que se llamó la segunda ola en estos países de Europa ”, explicó.

Para Villela, a pesar del reciente crecimiento de casos, Brasil no ha alcanzado un nivel de incidencia bajísimo hasta el punto de hablar de una nueva ola. «Desde que comenzó la pandemia, nunca hemos alcanzado niveles muy cómodos», dijo.

Según la profesora Glória Teixeira, Brasil necesitaría registrar tasas de incidencia de Covid-19 cercanas a cero, durante al menos dos meses, seguido de un crecimiento expresivo, a fin de caracterizar una segunda ola. «Estamos en el resurgimiento de una primera ola que no ha terminado», señaló.

Aún según Teixeira, el momento es reforzar las medidas de control y evitar la transmisión del virus. “Solo evitaremos muertes si evitamos los casos. Necesitamos continuar la lucha para que haya la menor transmisión posible ”, advirtió.

Ocupación de cama

Daniel Villela también llamó la atención sobre las tasas de ocupación de camas de UCI en el país y el agravamiento de la pandemia por el crecimiento en el número de casos. Los datos del último Boletín del Observatorio Fiocruz Covid-19 muestran que algunos estados ya se encuentran en una situación crítica, con tasas de ocupación de camas superiores al 80% (Amazonas y Espírito Santo). Otros, a pesar de estar por debajo de este índice, se encuentran en la denominada zona intermedia, que requiere mucha atención y cuidado.

“Este crecimiento en el número de casos en los estados debería desencadenar una alerta para que la vigilancia local se pueda preparar. Ya sea que ocurra o no la segunda ola de Covid-19, lo importante es tener acciones ahora ”, dijo.

Para Maria Yury Ichihara, el tema de la ocupación de camas debe ser discutido teniendo en cuenta el cierre de las vacantes creadas previamente. “En el pico de la pandemia, hubo una inversión total en la creación de la cantidad de camas, tanto clínicas como camas de UCI, que luego fueron desactivadas. Por tanto, esta ocupación necesita ser relativizada ”, evaluó.

Covid-19 en Bahía

El primer caso de Covid-19 en Bahía se registró el 6 de marzo de 2020 en la ciudad de Feira de Santana. Desde entonces, se han registrado 416,734 casos confirmados de la enfermedad y 8,360 muertes en el estado, lo que resulta en una letalidad del 2%. Los datos son del Departamento de Salud del Estado de Bahía (Sesab), actualizados este sábado (12/05).

Entre la semana 46 (del 8 al 14 de noviembre) y la semana 47 (del 15 al 21 de noviembre), el aumento del número de casos en Bahía alcanzó el 10,3%. En el mismo período, el crecimiento en Salvador fue del 20,2%. En todo el estado, la mayor incidencia se identificó en Feira de Santana, que alcanzó un aumento del 21,4%. «Es posible que estos índices estén relacionados con las elecciones y también porque Feira de Santana es un centro de comercio y tránsito para todo el estado de Bahía y otras regiones de Brasil», evalúa Ichihara.

Relajación del desapego social

¿La población se adhiere a la distancia social? Según los datos proporcionados por Community Mobility Reports, una plataforma creada por Google que produce informes de movimiento para indicar si la política de aislamiento está funcionando, este cumplimiento es cuestionable y ha estado disminuyendo desde mayo. En la región Nordeste, el descenso se produce con mayor intensidad en los estados de Pernambuco y Maranhão.

“Bahía viene mostrando un incremento en las visitas a áreas no residenciales (supermercados, farmacias, parques, playas y estaciones de transporte), además de tener una de las tasas más bajas de aislamiento social en el Nordeste: 38,8%, solo por encima de Alagoas y Sergipe ”, Revela Ichihara.

Según el investigador, los factores económicos y sociales pueden estar íntimamente ligados a un mayor nivel de relajación de la distancia social. “Las desigualdades están ahí y dificultan enormemente a la población más pobre adherirse al aislamiento social por la necesidad de trabajo”, dijo.

El epidemiólogo Eduardo Hage Carmo (UFBA / Fiocruz-BA / Rede CoVida) habló sobre los cambios provocados por la pandemia y que fueron los encargados de crear nuevos hábitos para la población, desde las medidas más sencillas a incorporar, como el cuidado de la higiene, cuestiones más complejo, que implica el regreso al trabajo y las actividades escolares.

“Se espera que la mayoría de las escuelas, por ejemplo, reanuden las actividades presenciales o virtuales en febrero, es decir, probablemente sin tener la vacuna disponible. Entonces, ¿cómo sucederá este regreso? ”, Pregunta.

Para él, la población muestra signos de desgaste a distintos niveles. “Así como hubo un agotamiento en relación a la interrupción de varias actividades, también hay un agotamiento por el uso virtual excesivo de las actividades escolares. Vamos a tener que reinventar todo eso en cada momento ”, dice.

Proyecto ObservaCovid

El «Seminario web sobre la pandemia de Covid-19: ¿Tenemos una segunda ola?» es una iniciativa del proyecto “ObservaCovid – Análisis de Modelos y Estrategias de Vigilancia en Salud de la Pandemia Covid-19 (2020-2022)”, cuyo objetivo es analizar estrategias y acciones de vigilancia de la salud en diferentes niveles de atención, para reducir la exposición al virus y contaminación del personal sanitario y de la población en general.

“Nuestra propuesta para este debate surgió de la necesidad de ampliar el tema a través de la mirada de los expertos invitados y de matizar las discusiones y análisis que se están produciendo dentro del proyecto”, destaca la coordinadora de ObservaCovid, profesora Isabela Cardoso (ISC / UFBA) .

Para ella, el evento también es una oportunidad para romper las barreras del conocimiento y ampliar el acceso a la información más allá de la comunidad académica. “Nuestro interés es contribuir tanto a la difusión y esclarecimiento de la población, como a proponer recomendaciones a los gestores de salud, formuladores e implementadores de políticas públicas”, concluye.

ObservaCovid reúne siete subproyectos y una amplia red de investigadores. El proyecto de investigación fue presentado al Consejo Nacional de Desarrollo Científico y Tecnológico (CNPq), basado en el concepto de vigilancia de la salud construido en el Instituto de Salud Colectiva de la UFBA en las últimas tres décadas.

Para acceder a boletines y otra información sobre el proyecto, visite:  https://www.analisepoliticaemsaude.org/oaps/