De Release 07/2019 - Jovens moradores participam na coleta de informações para o estudo / Foto: divulgação

Según datos del Departamento de Salud del Estado de Bahía (Sesab), 70 casos de leptospirosis, una enfermedad infecciosa transmitida a humanos por orina de roedores, se confirmaron en Bahía en 2018. De estos, el 60% se informó solo en Salvador (42 casos). Un estudio realizado por el Instituto de Salud Colectiva de la Universidad Federal de Bahía puede ayudar a comprender el riesgo de enfermedad en los barrios populares de la ciudad. Los resultados preliminares se publicaron el 29 de marzo en el auditorio ISC / UFBA.

La primera fase de la encuesta, que comenzó en 2017, fue presentada por el profesor Yeimi Alexandra Alzate López (ISC / UFBA) y Hussein Khalil, becario postdoctoral en el Instituto, coordinado por el profesor Federico Costa (ISC / UFBA). Los barrios elegidos para el estudio fueron Marechal Rondon, Alto do Cabrito, Sena y Nuevo Constituyente, todos ubicados en el suburbio ferroviario de Salvador. Los investigadores quieren saber el nivel de exposición de estas comunidades y cómo los residentes ven su propia vulnerabilidad.

De izquierda a derecha: prof. Federico Costa (ISC / UFBA); Alexandre Mota – residente; prof. Yeimi Alexandra Alzate Lopez (ISC / UFBA) y Hussein Khalil – Investigador

Los primeros datos recopilados indican, por ejemplo, que las familias con ingresos más bajos están más expuestas a la infección. El número de casos, confirmado por pruebas serológicas, fue 63% menor en los hogares que recibieron al menos un salario mínimo en comparación con aquellos sin ingresos.

La investigación también quería saber el nivel de conocimiento de las comunidades con respecto a la transmisión de la enfermedad. “Es muy importante basar nuestro proyecto en el conocimiento local. Entre los residentes encuestados, el 84% apuntó a las aguas residuales abiertas como el principal determinante del riesgo objetivo «, dice el investigador Hussein Khalil.

Al mismo tiempo, solo el 27% consideró que las acciones estatales, como la recolección de basura y la acción del Centro de Control de Zoonosis, son importantes para el control de la enfermedad. Para los demás, el 73% son acciones individuales o comunitarias que ayudan a reducir este riesgo. «Hay tanta negligencia en estas comunidades que las personas naturalizan ese efecto y piensan que es su culpa, e incluso terminan estableciéndose en esa situación», dice la profesora Yeimi Alexandra Alzate López.

JÓVENES INNOVADORES

Varios jóvenes residentes del vecindario ayudaron con el estudio, ya sea tomando fotografías o recolectando información en los sitios. Ahora forman parte del proyecto «Jóvenes innovadores» y están capacitados en ciudadanía, computación, mapeo y capacitación en salud y medio ambiente. El objetivo es hacerlos multiplicadores en sus propios barrios.

“Realmente quiero llevar esto a mi comunidad. La falta de conocimiento es nuestro mayor enemigo allí ”, dice Alexandre Mota, un residente del barrio Alto do Cabrito y participante en el proyecto.

La capacitación se lleva a cabo en el Instituto de Salud Colectiva de la UFBA y también en las comunidades. Los «Jóvenes Innovadores» reciben el apoyo de la Escuela Politécnica y el Profesor del Instituto de Humanidades, Artes y Ciencias Milton Santos (IHAC) de UFBA en las acciones de extensión, con la participación conjunta de Fiocruz / BA y la Universidad de Liverpool.