Foto: Sumaia Villela/Agência Brasil

Con información de Flávia Albuquerque, de Agência Brasil

Una prueba serológica capaz de identificar la contaminación por el virus del Zika incluso después de que la infección por dengue comenzó a comercializarse en el país. Los kits están destinados principalmente a mujeres en edad fértil y para estudios epidemiológicos destinados a determinar las personas que ya han estado expuestas al virus. Esta fue una de las principales demandas después de la epidemia de zika en Brasil entre 2015 y 2016.

La prueba es el resultado de una investigación iniciada hace dos años por un grupo de investigadores del Instituto de Ciencias Biomédicas de la Universidad de São Paulo. El estudio fue respaldado por la Fundación de Apoyo a la Investigación del Estado de São Paulo y tenía una solicitud de patente autorizada por AdvaGen Biotec y recientemente aprobada por la Agencia Nacional de Vigilancia Sanitaria para uso comercial. El producto ha sido probado en unas 3.200 mujeres en Brasil.

La prueba detecta la presencia de un anticuerpo específico contra el virus del  Zika producido por el organismo después de 15 a 20 días después de que el individuo se infecta. Sin embargo, como los virus Zika y Dengue son muy similares, las pruebas disponibles en el mercado finalmente los confunden con falsos positivos o negativos, lo que hace difícil o imposible diagnosticar con precisión las áreas endémicas del dengue. La prueba tiene un 95% de especificidad para el zika, mientras que otros en el mercado tienen hasta un 75%.

«Este anticuerpo brinda protección para la vida y es muy difícil encontrar una proteína específica para el Zika» . Pero encontramos un sitio de proteínas, que llamamos Delta NS1, que no reacciona de forma cruzada con el dengue ”, explicó uno de los investigadores, el experto en virología Edison Luiz Durigon.

Según el investigador, el kit facilitará el monitoreo de las mujeres embarazadas que se realizarán pruebas cada tres meses para prevenir la microcefalia en bebés. Si la mujer se infecta solo en el período final del embarazo, el bebé corre el riesgo de desarrollar problemas neurológicos.

“Si la mujer embarazada tiene Zika, la prueba lo acusará. Y luego cambia la conducta médica, con la posibilidad de acompañar a esta niña para que se la lleve a un patrón normal en la infancia y la adolescencia ”, dijo.

La prueba se basa en el método de Elisa y también será útil para estudiar la prevalencia del virus porque la mayoría de las personas infectadas no tienen síntomas, por lo que la mujer puede tener el virus sin saberlo y transmitirlo al feto. Por lo tanto, algunos niños pueden nacer sin microcefalia, pero al principio pueden tener un daño cerebral invisible y pueden desarrollar problemas cognitivos graves.

“El examen debe hacerse en el laboratorio y está listo en tres horas y media. Es una prueba que cualquier laboratorio clínico está equipado para hacer. Este fue nuestro cuidado ”, dijo el experto.