Estudantes e professores participam do Encontro Interdisciplinar no auditório do ISC/UFBA / Foto: Egberto Siqueira

Desde el monitoreo de la sífilis en Salvador hasta la oferta de talleres para las comunidades de quilombolas en Ilha de Maré. La primera mitad de 2019 estuvo marcada por prácticas importantes para la capacitación de estudiantes del Curso de Pregrado en Salud Pública de la ISC / UFBA. Las actividades fueron presentadas por los propios estudiantes durante la Reunión Interdisciplinaria «Prácticas Integradas en Salud: Reclutando conocimiento y produciendo conocimiento», celebrada el pasado jueves (4), en el auditorio del Instituto.

Monitoreo de la sífilis

Los estudiantes Lívia Muniz y Cláudio Paim presentan un estudio sobre la sífilis en el suburbio ferroviario.

Declarado un grave problema de salud pública por la Organización Mundial de la Salud (OMS), la sífilis guió parte del trabajo realizado por los estudiantes. Según la Secretaría de Salud del Estado de Bahía (Sesab), en 10 años (2007 a 2017), la tasa de detección en mujeres embarazadas aumentó 959.6% en toda Bahía. La infección de la sífilis de la madre puede conducir a muertes fetales y neonatales, y aumentar el riesgo de muerte prematura en los niños. Para tener una idea de la gravedad del problema, desde enero de 2007 hasta septiembre de 2018, Bahía registró 97 muertes por sífilis congénita en niños menores de 1 año.

Los datos son importantes para que los órganos de salud puedan elaborar políticas de prevención y tratamiento. Pero, ¿en qué medida están preparadas las unidades para trabajar la información diversa sobre los pacientes que llegan todos los días en busca de atención? Una de las clases de Graduación en Salud Colectiva eligió el distrito de Subúrbio Ferroviário, uno de los cinco con más casos de sífilis en Salvador, para buscar respuestas a esta pregunta.

«Pensamos en un modelo de entrevista para aplicar en el distrito y descubrir cuáles eran las dificultades, las demandas y cómo se desarrollaron las acciones en cada unidad», explica la estudiante Lívia Muniz, quien participó en el estudio. En total, 10 unidades del Barrio Suburbano participaron en el cuestionario.

Basándose en las respuestas, los estudiantes identificaron una ausencia de información organizada y, a partir de entonces, desarrollaron una plantilla de formulario en línea para proporcionar a los gerentes. Incluso un documento que explica paso a paso cómo funciona el acceso a los datos se creó y entregó al distrito de salud, que ahora puede confiar en la herramienta para ayudar en las acciones. «Necesitaban un instrumento para comprender sus limitaciones, sus ventajas, lo que tienen para ofrecer a la población y, a partir de eso, pueden transformarse en acciones asertivas», dijo el estudiante Cláudio Paim, quien también participó en la actividad.

Los estigmas de la sífilis

Los estudiantes Jackson Pereira y Helen Ferreira presentan un estudio sobre la sífilis en Brotas

Otro estudio, preparado por estudiantes de primer semestre, analizó la situación de la sífilis en el distrito de salud de Brotas. La idea era delinear el perfil de las personas infectadas y verificar, con base en los datos recopilados de los formularios de notificación, las acciones tomadas para diagnosticar y tratar la enfermedad.

La encuesta reveló que la mayoría de las mujeres embarazadas solo descubrieron la infección por sífilis en el tercer trimestre del embarazo, lo que aumenta los riesgos para el bebé y la mujer. También cabe destacar la falta de tratamiento para las parejas. La mitad no fue tratada por sífilis, es decir, están comprometiendo su propia salud y exponiendo a la mujer al riesgo de una nueva infección. «El machismo prevalece tanto que hace que los hombres renuncien a su seguridad de salud y, más aún, a su pareja», observa la estudiante Helen Ferreira, quien participó en el trabajo.

El estudio también indica un mayor porcentaje de infección por sífilis adquirida entre los hombres. Representan el 62% de las notificaciones, con una mayor incidencia entre las personas mayores de 45 años. «O estos casos fueron notificaciones tardías o, de hecho, hay una manifestación muy pertinente y no muy común en este distrito», analiza el estudiante Jackson Pereira. También destaca el comportamiento sexual de las mujeres infectadas. Contrariamente a la idea de la sífilis como una «enfermedad gay», el 92,3% de ellos se declararon heterosexuales.

A pesar de ser apoyado en gráficos, el estudio pretende ir más allá. «Los números representan vidas, comunidades y situaciones de salud que deben ser verificadas humanamente desde la sensibilidad del sanitarista», dice Jackson. La investigación también tiene como objetivo concienciar a los profesionales implicados. «¿Por qué estas enfermedades afectan tanto a los negros como a los morenos, a las mujeres, a los gays, a las lesbianas ya las personas de la periferia? ¿Es solo la falta de uso del condón o hay otros problemas que lo impregnan? Pido que nosotros, como sanitarios, podamos promover la salud con más democracia. «Dice Helen.

Otros conocimientos

Cada 1 de mayo, cuando se celebra el Día Mundial del Trabajo, los católicos celebran a San José obrero, el santo patrón de los trabajadores. En Ilha de Maré, en la Bahía de Todos los Santos, no sería diferente. Pero la celebración de este año tendría otro significado para los estudiantes de la Graduación en Salud Colectiva de ISC / UFBA.

Os estudantes Danilo Negreiros e Rachel Moura apresentam atividades desenvolvidas em Ilha de Maré

Estaban allí para participar en una actividad práctica con el objetivo de promover la salud junto con las comunidades quilombolas de Martelo y Porto dos Cavalos. El primer contacto ya reveló mucho de lo que vendría. «A pesar de ser un festival católico, hablaron de trabajo, compartiendo herencias y bienes sociales. Hablaron de soberanía y hermandad, de una manera que nunca antes había visto en mi vida. «Dice con entusiasmo la estudiante Rachel Moura, quien participó en el trabajo en las localidades.

En medio de toda la belleza natural, varios problemas amenazan la salud de los residentes de Ilha de Maré, como la contaminación causada por las industrias químicas instaladas en esa región. El trabajo de los agentes de salud de la comunidad también se ha visto comprometido en medio de la dificultad de acceso y distancia entre las comunidades. Y ahí es donde entra la autonomía de los residentes. Para ellos, la salud también se promueve a través de dolientes, curanderos y parteras. Conocimiento que va de generación en generación.

«Buscamos conocer las potencialidades de la visión de la comunidad y descubrir sus expectativas», explica el estudiante Danilo Negreiros. En la lista de deseos, elaborada por los propios residentes, estaba la oferta de cursos vocacionales. Un desafío aceptado por los estudiantes, que realizaron talleres sobre música, fotografía, manualidades, maquillaje y turbante con el apoyo de artistas, colegas y maestros. Resultado que verifique en la siguiente galería de fotos.

El cantante y compositor de Bahía, Durval Caldas, quien estuvo a cargo del taller de música para los niños, también participó en la reunión con los estudiantes. Presentó una canción inédita que traduce en versos la experiencia con la comunidad de quilombola en Ilha de Maré.

Para la coordinadora del Curso de Posgrado en Salud Pública, Liliana Santos, la reunión interdisciplinaria se ha consolidado como un espacio importante para el intercambio de conocimientos y otras reflexiones para estudiantes y maestros. «En medio de tantos desafíos, vemos esperanza, alegría, compromiso, la capacidad de producir belleza y reflexionamos que esto también es una producción de salud y compromiso social».